Català Castellano

 


MENÚS DE OTOÑO (2013)


 


Recomendaciones generales


– Estos menús van dirigidos a todas aquellas personas mayores sanas que no tienen que seguir una dieta específica debido a alguna enfermedad crónica o pasajera.
– Se orientan a personas que pueden comer de todo y, por lo tanto, que pueden disfrutar de una dieta variada con los productos propios de cada estación.
– Son menús pensados para personas que no tienen problemas de peso, pero que también pueden ayudarles a mantener el peso habitual.
– Les personas que tengan sobrepeso u obesidad deberán seguir algunas indicaciones, como la de suprimir el pan en la comida y la cena y ajustar más las raciones (sobre todo de las féculas, como el arroz, las patatas y la pasta).
– Es imprescindible comer verdura en la comida y en la cena: en ensalada, hervida, guisada, sofrita, asada, en purés y cremas, o en acompañamiento. Que cada uno escoja qué verdura y qué preparación prefiere. Cuanta más variedad, mejor.
– Hay que prestar mucha atención a las raciones de dulces (azúcar y miel) que se pueden añadir al café, la leche o las infusiones. Si existen problemas de peso y apetece endulzar estas bebidas, se recomienda utilizar la estevia (se puede encontrar en las tiendas), que es un edulcorante natural (no como la sacarina, que es artificial).
–Las personas con hipertensión deben seguir una dieta con frutas y verduras, que son muy ricas en potasio, lo que ayuda a regular la presión arterial. Es importante reducir el consumo de sal sódica, tanto a la hora de cocinar como de sazonar. Si no gusta comer con poca sal, se puede comprar sal potásica y añadir un poco.


– Aunque pueda parecer que se proponen demasiadas comidas y demasiados alimentos, hay que saber que es mucho más saludable realizar cinco comidas y ser comedido con las raciones: comer poco y a menudo. Esto ayuda a mantener el metabolismo activo y a aprovechar mejor los nutrientes.
– Si los almuerzos y cenas son abundantes, después se tiene mucho sueño porque el organismo debe esforzarse demasiado durante la digestión.
– Las comidas indispensables son: el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena. La merienda y la cena deben ser más discretas, y menos abundantes que el desayuno y el almuerzo.
– Si se desayuna muy temprano, se recomienda ingerir un pequeño tentempié a media mañana, como se indica en el menú.
– Si se cena muy pronto y se va a dormir tarde, se recomienda tomar alguna cosa, como un vaso de leche templada, que ayuda a conciliar el sueño, o una infusión.
– Para tener una buena nutrición es imprescindible moverse: hay que salir de casa, caminar y realizar actividades. El sofá no es una buena compañía.


 


BIBLIOGRAFÍA DE LIBROS DE RECETAS


ADRIÀ, F. El menjar de la família. Barcelona: Ed. La Magrana, 2013


ADRIÀ, F.; FUSTER, V.; CORBELLA, J. La cuina de la salut. Barcelona: Ed. Planeta, 2010


BETRIU, P.; PI, M. L’alimentació de les persones grans. Barcelona: Pòrtic, 2003


INSTITUT CATALÀ DE LA CUINA. Corpus de la cuina catalana. Barcelona: Columna Ed., 2006


MIRALPEIX, A. Prepara tus menús para toda la semana. Barcelona: Random House Mondadori, 2001


SEGUÍ, M. Cuinar és senzill. Barcelona: Edicions Gea, 1984